Autor: Radiolatinalondres

Rania de Jordania critica la "imperdonable" indiferencia ante la crisis rohinyá

Rania de Jordania critica la "imperdonable" indiferencia ante la crisis rohinyá

Vista general de la conferencia de donantes en favor de los más de 600.000 rohinyás que han huido a Bangladesh. EFE

Dacca, 23 oct (EFE).- La reina Rania de Jordania criticó hoy la “imperdonable” indiferencia con la que la comunicad internacional asiste a la crisis humanitaria que sufren los miembros de la minoría musulmana rohinyá y que ha llevado a 600.000 personas a huir de Birmania (Myanmar) para refugiarse en Bangladesh.

“Es imperdonable que esta crisis se esté desarrollando ante un público indiferente, el mundo parece guardar silencio ante lo que muchos califican de limpieza étnica”, declaró la reina jordana tras visitar uno de los campos de refugiados en el sureste de Bangladesh.

Rania criticó a la comunidad internacional por haber guardado silencio ante la crisis humanitaria y dudó de que su respuesta hubiese sido la misma si las atrocidades hubiesen sido cometidas por musulmanes.

“Me han hablado de la violación sistemática de niñas por los militares, de bebés pateados como pelotas de fútbol y de niños testigos del asesinato de sus padres”, aseguró la reina consorte del rey Abdalá II de Jordania.

Rania se mostró “conmocionada” por la “desgarradora” situación de los rohinyás, tras viajar directamente desde Jordania para realizar una breve visita a los campos de refugiados en el distrito de Cox’s Bazar, en el sureste de Bangladesh.

Allí escuchó los “desgarradores” relatos sobre “menores dejados huérfanos, mujeres víctimas de violencia y pueblos quemados hasta los cimientos”, historias que, pese a haberse preparado para escuchar antes de viajar, confesó, le causaron una fuerte impresión.

La reina jordana visitó un centro de salud y una escuela gestionadas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y un centro de aprendizaje gestionado por Unicef, entre otros, así como varios campamentos improvisados, detalló a Efe una fuente de su comitiva.

La crisis de los rohinyás comenzó el pasado 25 de agosto, tras un ataque de un grupo insurgente de esta comunidad musulmana contra instalaciones policiales y militares en el estado occidental birmano de Rakáin, una acción que fue respondida por el Ejército con una campaña de represión que aún continúa.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha calificado esa respuesta como “limpieza étnica de manual” contra la minoría rohinyá.

Birmania no reconoce a esta minoría como una comunidad del país y los considera bangladeshíes, mientras que Bangladesh, donde ya antes de esta crisis vivían unos 300.000 rohinyás, los ha tratado siempre como extranjeros.

Según los últimos datos de la ONU, el número de refugiados llegados desde Birmania a Bangladesh desde el pasado 25 de agosto supera ya las 600.000 personas.

La comunidad internacional promete 340 millones para aliviar la crisis de los rohinyás

La comunidad internacional promete 340 millones para aliviar la crisis de los rohinyás

Vista general de la conferencia de donantes en favor de los más de 600.000 rohinyás que han huido a Bangladesh. EFE

Ginebra, 23 oct (EFE).- La comunidad internacional mostró hoy su solidaridad al prometer 344 millones de dólares para paliar la situación provocada por la llegada de más de 600.000 refugiados rohinyás a Bangladesh en casi dos meses, el mayor éxodo desde los años noventa y la peor crisis humanitaria por su rapidez y magnitud.

Hoy se celebró en Ginebra una conferencia de donantes con el fin de recaudar fondos para financiar el llamamiento humanitario de 434 millones de dólares solicitados por la ONU para asistir durante los próximos cuatro meses a más de un millón de personas.

“Este dinero será extremadamente útil para poder organizar y estructurar las respuesta a una de las peores crisis de desplazamiento jamás vivida”, dijo al concluir el evento el alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

Treinta y cinco Estados miembros de la ONU y varias entidades prometieron desembolsos, y otros países afirmaron que lo harán en los próximos días, para ayudar a los rohinyás que huyeron de Birmania.

La asistencia se destinará a más de 600.000 refugiados que han llegado a Bangladesh desde el pasado 25 de agosto, cuando estalló una dura represión por parte de las autoridades birmanas como respuesta a una serie de atentados terroristas contra las fuerzas de seguridad, así como para ayudar a los más de 300.000 refugiados que habían llegado en previos éxodos, y a los bengalíes que los acogen.

“Esta es la más rápida crisis de desplazamiento en el mundo. Es una pesadilla, que además tiene una base étnica. Estamos lejos de 20.000 llegadas al día, pero siguen llegando entre mil y tres mil personas al día”, denunció el director general de la Organización Internacional para las Migraciones, William Lacy Swing.

“A este paso habrá en poco tiempo un millón de personas a las que asistir”, entre los recién huidos y los que ya lo habían hecho anteriormente, subrayó en una rueda de prensa.

Los donantes tradicionales, la Unión Europea, Estados Unidos, Suiza y los países árabes prometieron generosas contribuciones, pero los altos funcionarios de la ONU recordaron la importancia del rápido desembolso.

“Agradezco la generosidad de muchos, pero recuerdo que las promesas deben convertirse en contribuciones concretas”, afirmó el máximo responsable humanitario de la ONU, Mark Lowcock.

De hecho, los tres citados altos funcionarios recordaron que “existe la muy probable posibilidad” de que la crisis se enquiste durante bastante tiempo y en unos meses la ONU deba pedir más dinero, dado el rechazo de las autoridades birmanas a aceptar que los rohinyás son sus compatriotas y no supuestos emigrantes bengalíes.

Los refugiados rohinyás forman parte de una minoría musulmana que Birmania (Myanmar) no reconoce como ciudadanos, por lo que son apátridas, visión que no comparte el resto del mundo y que ha quedado clara hoy en la mayoría de los discursos.

Altos responsables de las agencias humanitarias de la ONU, portavoces de ONG y representantes de países estuvieron de acuerdo en destacar que la asistencia humanitaria es esencial y urgente, pero que igual de importante era reconocer que las causas originarias del problema estaban en Birmania y que por lo tanto la solución a largo plazo también recaía en el Gobierno de Rangún.

“La solución a esta crisis está en Birmania. Por lo tanto, debemos centrarnos en ayudar a que estos refugiados puedan retornar a su hogar si así lo desean, pero también a obtener la ciudadanía”, indicó Grandi.

Asumió que “claramente, las condiciones para el retorno aún no están dadas”, por lo que pidió acceso sin restricciones al norte del estado de Rakáin, de donde provienen la mayoría de las víctimas, para poder evaluar las necesidades allí.

Por su parte, el embajador de Bangladesh, Shameem Ahsan, secundó la necesidad de que Birmania permita el retorno de los rohinyás, pero recordó que la violencia continúa.

“Reitero el llamado del secretario general (de la ONU, António Guterres). Necesitamos que la violencia acabe, que se permita la asistencia humanitaria en todo el estado de Rakáin y que se den las condiciones para el retorno”, afirmó a su vez Lowcock.

Al tiempo, Lowcock quitó peso al hecho de que ninguna autoridad o representante birmano participara en la conferencia y se limitó a decir que la ONU mantiene un diálogo constante con el Gobierno de Rangún.

Añadió que el hecho de que las autoridades birmanas y bengalíes hayan comenzado un diálogo y que un ministro bengalí esté visitando el país vecino estos días son pasos importantes en la buena dirección.

“Los rohinyás, que durante décadas han estado solos, hoy han conseguido el apoyo de la comunidad internacional. Mantengámoslo a largo plazo para poder solucionar de una vez por todas su situación de apátridas y de subdesarrollo”, concluyó Grandi.

La ONU y Bangladesh dicen que la crisis de rohinyás es la peor desde los años 90 y Ruanda

La ONU y Bangladesh dicen que la crisis de rohinyás es la peor desde los años 90 y Ruanda

Vista general de la conferencia de donantes en favor de los más de 600.000 rohinyás que han huido a Bangladesh. EFE

Ginebra, 23 oct (EFE).- La ONU y Bangladesh pidieron hoy fondos y una solución duradera para los rohinyás en Birmania después de que huyeran en dos meses más de 600.000 personas de la violencia y persecución en el estado de Rakáin, desembocando en la peor crisis de refugiados desde la década de los 90 y el genocidio de Ruanda.

Esa petición se hizo al inicio de una conferencia de donantes organizada por la ONU, la Unión Europea (UE) y Kuwait para reunir 434 millones de dólares para atender a los 603.000 rohinyás llegados a Bangladesh desde el pasado 25 de agosto y los 400.000 miembros de esa minoría musulmana que ya acogía ese país tras olas de violencia anteriores.

“Hay pocos precedentes de la magnitud de esta crisis salvo si nos remontamos a la década de los años 90 en cuanto al ritmo y tamaño” de desplazados por conflictos, dijo el alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

El embajador de Bangladesh, Shameem Ahsan, admitió que la llegada y presencia de tantos refugiados en Cox’s Bazar, distrito cercano a la frontera con Birmania, ha creado “una masiva presión social, económica, demográfica y ambiental sobre el país”.

“Pese a lo que se diga, la violencia en Rakáin no ha parado. Miles de rohinyás aún entran a diario (en Bangladesh), que ya asiste -entre los nuevos llegados y los 400.000 que acogía previamente- casi un 1 millón de refugiados”, dijo.

El 60 % de los recién llegados son niños y mujeres.

“Se trata del éxodo más rápido de un solo país desde el genocidio ruandés en 1994”, recalcó, y por tanto se ha generado una “situación insostenible”, dijo sobre el esfuerzo que hace su Gobierno para atender a los refugiados.

Bangladesh ha asignado 3.500 hectáreas para los rohinyás, dado que el campamento principal está totalmente saturado.

El Gobierno construirá asentamientos para 150.000 familias rohinyás, de los que hasta el momento ha levantado 114.826, dijo.

Además, las autoridades han podido registrar de manera biométrica hasta ahora 224.000 rohinyás.

El embajador pidió el apoyo sostenido de la comunidad internacional para una solución duradera en Birmana (Myanmar), a cuyo Gobierno dijo que “no hay lugar” para su “propaganda sin base” calificando a los rohinyás de inmigrantes ilegales bangladeshíes.

Birmania no reconoce a los rohinyás como ciudadanos, por lo que son apátridas.

El jefe humanitario de la ONU, Mark Lowcock, recordó que no se trata de una crisis aislada, sino que es solo la última “ronda de un ciclo de persecución, violencia y desplazamiento que dura ya décadas”.

Insistió en la demanda de la ONU de que cese toda la violencia y persecución, se garantice pleno acceso humanitario a Rakáin y el regreso seguro y con dignidad de los rohinyás.

Grandi a su vez advirtió de que, “si no hacemos frente a los problemas de raíz en Birmania y ello de manera urgente, no veremos pronto un fin a la crisis”.

El director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing, también dijo que la emergencia “no tiene precedentes en esta región y en muchas partes del mundo”, y aseguró que “todo es una prioridad ahora mismo”, desde la construcción de asentamientos a servicios de salud, instalaciones sanitarias, alimentación y protección y seguridad.

Por su parte, el director ejecutivo de la ONG bangladeshí BRAC, Muhammad Musa, dijo que “muchos rohinyás han perdido la esperanza”, mientras que la presidenta internacional de Médicos sin Fronteras (MSF), Joanna Liu, explicó que las instalaciones médicas “están en su límite” y que solo hay 250 camas para un millón de refugiados.

Trump “me hizo llorar”: el relato de la viuda de un soldado caído sobre la llamada del presidente de EEUU

Trump “me hizo llorar”: el relato de la viuda de un soldado caído sobre la llamada del presidente de EEUU

La viuda de un soldado caído en Níger confirmó que Donald Trump le dijo por teléfono que su esposo “sabía en lo que se había metido”, corroborando la versión de esa polémica llamada revelada por la congresista demócrata de la Florida, Frederica Wilson.

REUTERS/Joe Skipper/File Photo

Wilson, que estaba junto a la familia del sargento caído durante esa llamada, aseguró la semana pasada que el presidente había dicho que el boina verde “sabía en lo que se había metido, aunque aún así duele”.

Esas palabras le han valido al presidente numerosas críticas por su aparente falta de sensibilidad ante el dolor de la esposa de un militar muerto en combate.

Myeshia Johnson, viuda del sargento La David Johnson, contó en sus primeras declaraciones tras la muerte de su esposo que Trump tuvo problemas para recordar el nombre de su esposo cuando la llamó para ofrecerle condolencias, y aseguró que la actitud del mandatario la hizo llorar.

Lo que ha contado la congresista Wilson sobre esa llamada “no es inventado”, sino “100 por 100 correcto”, explicó.

Myeshia Johnson con sus hijos en el entierro. (Matias J. Ocner/Miami Herald via AP)

“Sí, el presidente dijo que él (mi marido) sabía a lo que se exponía, pero que igual es doloroso (…) eso me hizo llorar porque estaba muy enojada por el tono de su voz y cómo lo dijo”, aseguró Johnson en un programa televisivo de la cadena ABC.

Trump “no podía recordar el nombre de mi esposo”, reveló. “La única forma en que recordó el nombre fue cuando me dijo que tenía el informe de mi esposo frente a él y ahí fue cuando realmente dijo La David”, explicó.

El presidente respondió de inmediato en su cuenta de Twitter y defendió que su conversación fue “muy respetuosa”, al asegurar también que pronunció el nombre del fallecido “desde el principio, sin vacilar”.

Según la viuda, embarazada del tercer hijo de la pareja, Trump se escuchaba “dudoso al tratar de recordar el nombre de mi esposo y eso fue lo que más me dolió”. “Si mi esposo está allí fuera luchando por nuestro país y él arriesga su vida por nuestro país, ¿por qué no puedes recordar su nombre?”, añadió.

En esta imagen del Comando de Operaciones Especiales del Ejército de Estados Unidos, se ve al sargento La David Johnson, quien falleció en una emboscada en Níger. El presidente Donald Trump le dijo a la viuda de Johnson, Myeshia Johnson, que su esposo “sabía en lo que se había metido”, de acuerdo con la representante Frederica Wilson, quien dijo que escuchó parte de la conversación por el altavoz del teléfono. (U.S. Army Special Operations Command via AP)

Eso, dijo la mujer, “me puso más molesta y me hizo llorar aún más porque mi esposo era un soldado maravilloso”.

El sargento La David Johnson murió el 4 de octubre en una emboscada de un grupo yihadista en la frontera con Mali, que le costó la vida a cuatro soldados estadounidenses y a otros cuatro de Níger.

El cuerpo del soldado, originario de Miami, volvió al país el 17 de octubre.

La controversia sobre la llamada de condolencias ha ido creciendo con el paso de los días y Trump ha llegado a tildar de “loca” a la congresista Wilson.

REUTERS/Joe Skipper

Mientras, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, el general retirado John Kelly, ha defendido al presidente y se ha declarado “estupefacto y dolido” por las críticas al mandatario.

Kelly, quien perdió a su hijo en la guerra de Afganistán en 2010, usó el peso de su experiencia personal y profesional para intentar dar carpetazo a la polémica que han generado las supuestas declaraciones irrespetuosas de Trump.

Reporte elaborado con información de EFE y AFP.

Tillerson ofreció lugar en el Gobierno afgano a los talibanes que dejen las armas

Tillerson ofreció lugar en el Gobierno afgano a los talibanes que dejen las armas

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson (c), junto al embajador Hugo Llorens (d), y el general John W. Nicholson (i), ofrecen una rueda de prensa en la Base Aérea de Bagram (Afganistán). EFE/Departamento de Estado de EE.UU.

Kabul, 23 oct (EFE).- El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, afirmó hoy durante una visita sorpresa a Kabul que su país está tratando de entablar conversaciones de paz con los talibanes moderados, a los que ofreció un lugar en el Gobierno si dejan las armas.

“Creemos que hay voces moderadas entre los talibanes, voces que no quieren continuar luchando para siempre, que no quieren que sus hijos luchen para siempre”, afirmó, según un comunicado del departamento de Estado de EEUU.

“Estamos buscando entablar conversación con esas voces (…) y hay un lugar para ellos en el Gobierno si están dispuestos a abandonar el terrorismo, renunciar a la violencia y comprometerse a un Afganistán estable”, concluyó Tillerson.

El secretario de Estado detalló que Washington está tratando de que estos talibanes moderados entren en un proceso de reconciliación que eventualmente desemboque en un diálogo de paz y su “completa” participación en el Gobierno de Kabul, según la nota.

Estados Unidos aumentó en septiembre pasado en 3.000 efectivos el contingente de 8.400 que ya mantenía en Afganistán como parte del operativo de entrenamiento de la OTAN y en tareas antiterroristas.

Junto al anuncio del plan, Estados Unidos endureció su discurso hacia Pakistán, al que Afganistán acusa de dar cobijo a los terroristas que operan en su territorio.

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, el Gobierno de Kabul ha ido perdiendo terreno ante los talibanes hasta controlar apenas un 57 % del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos.

Las milicias progubernamentales condenan las palabras de Tillerson sobre sus tropas

Las milicias progubernamentales condenan las palabras de Tillerson sobre sus tropas

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson (c), junto al embajador Hugo Llorens (d), y el general John W. Nicholson (i), ofrecen una rueda de prensa en la Base Aérea de Bagram (Afganistán). EFE/Departamento de Estado de EE.UU.

Erbil (Irak), 23 oct (EFE).- Las milicias progubernamentales chiíes Multitud Popular condenaron hoy las palabras del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, en las que pidió a “las milicias iraníes” que están presentes en Irak que dejen el país.

“Es una declaración inaceptable (…), falsa y sin fundamento”, dijo el portavoz de esta milicias, Ahmed al Asadi, quien pidió a EEUU que pida perdón porque “todos los combatientes en la tierra son iraquíes”, aseguró.

Además, señaló que todos los asesores que están en Irak (en referencia a los líderes militares iraníes) “están con el permiso del Gobierno iraquí, que les pedirá abandonar el país después del fin de las operaciones militares”, destacó Al Asadi.

Ayer, Tillerson dijo en Riad que hace falta “construir un nuevo Irak lejos de la influencia de Irán y sus milicias”, y pidió que dejasen el país.

Tras pronunciar estas palabras, el político estadounidense llegó hoy por sorpresa a Bagdad, tras otra visita inesperada a Kabul, para reunirse con los dos principales dirigentes iraquíes: el presidente del país, Fuad Masud, y Haidar al Abadi, el primer ministro y dirigente de las Fuerzas Armadas.

Las milicias progubernamentales chiíes Multitud Popular participan con el Ejército iraquí en sus batallas para echar del país al grupo terrorista Estado Islámico, y están apoyadas por Irán, enemigo histórico de EEUU y Arabia Saudí.

Jefe militar de EE.UU. defiende la misión en Níger pese a muerte de cuatro soldados

Jefe militar de EE.UU. defiende la misión en Níger pese a muerte de cuatro soldados

En la imagen, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, general Joseph Dunford. EFE/Archivo

Washington, 23 oct (EFE).- El Jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, general Joseph Dunford, defendió hoy la importancia estratégica de la presencia de tropas estadounidenses en Níger, a pesar de los cuatro soldados fallecidos a principios de octubre en una emboscada sufrida durante una patrulla rutinaria.

“Con una huella relativamente pequeña estamos pudiendo trabajar en colaboración con nuestros aliados locales en la lucha contra grupos terroristas”, señaló Dunford durante una rueda de prensa celebrada hoy en el Pentágono.

El general recalcó la importancia de la misión de las Fuerzas Especiales en África, cuyo objetivo “en la mayor parte” del continente es la de capacitación y asistencia de las Fuerzas Armadas locales.

“Nuestro objetivo es capacitar a las fuerzas locales para que ellas mismas puedan hacer frente al enemigo”, apuntó Dunford, quien resaltó que, frente a los miles de soldados que luchan contra el yihadismo en países como Afganistán, apenas 800 miembros del Ejército estadounidense son necesarios en Níger.

Dunford informó de que en estos momentos se está llevando a cabo una investigación sobre el terreno para determinar qué sucedió el pasado 3 de octubre cuando, cerca de la frontera con Malí, una docena de boinas verdes que acompañaban a treinta soldados nigerinos fueron emboscadas por un grupo afín a Al Qaeda.

“Hay dos motivos para llevar a cabo la investigación. Por un lado, para informar a las familias, el Congreso y el pueblo; por otro, para sacar conclusiones sobre lo sucedido”, comentó Dunford.

El militar reconoció que, pese a que la misión en Níger no contempla acciones de combate directo, existe esa posibilidad, ya que se trata de una región en la que existe un “peligro inherente” debido a la presencia de grupo terroristas como el Estado Islámico, Al Qaeda o Boko Haram.

El jefe militar agregó que EEUU tiene desplegados unos 6.000 soldados en 53 países de África.

Tillerson muestra en Bagdad su apoyo a la unidad de Irak

Tillerson muestra en Bagdad su apoyo a la unidad de Irak

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson (c), junto al embajador Hugo Llorens (d), y el general John W. Nicholson (i), ofrecen una rueda de prensa en la Base Aérea de Bagram (Afganistán). EFE/Departamento de Estado de EE.UU.

Bagdad, 23 oct (EFE).- El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, mostró hoy en Bagdad el apoyo de Washington a la unidad de Irak y al compromiso con la constitución.

Tras reunirse con el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, Tillerson insistió en la necesidad de diálogo en el marco constitucional y en la importancia de evitar cualquier enfrentamiento, según un comunicado oficial.

La nota agrega que el jefe de la diplomacia estadounidense hizo hincapié en la importancia de reforzar la seguridad y la estabilidad en Irak y expresó su deseo de aumentar la cooperación en diferentes campos con Irak, entre ellos el económico.

Según el comunicado, ambos dirigentes abordaron la cooperación bilateral y la guerra contra el terrorismo, así como las “medidas tomadas por el Gobierno iraquí para imponer el poder federal en la provincia de Kirkuk”.

El pasado lunes, el Ejército iraquí y las milicias chiíes Multitud Popular lanzaron una ofensiva en esta disputada provincia, así como en Diyala y Nínive, para expulsar a las fuerzas de seguridad kurdas “peshmergas” presentes en varias zonas.

Las fuerzas de la región autónoma del Kurdistán se hicieron con el control de Kirkuk capital y otras regiones de la provincia después de que en 2014 el Ejército abandonara sus posiciones ante la irrupción del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Tras la celebración del referéndum de independencia kurdo, el pasado 25 de septiembre, Bagdad ha tomado varias medidas como represalia, entre ellas el despliegue de las fuerzas de seguridad en la mayoría de las zonas que los kurdos controlaban fuera de las fronteras administrativas de su región autónoma.

Ante Tillerson, Al Abadi subrayó que lo ocurrido en Kirkuk fue un nuevo despliegue de las fuerzas de seguridad y la imposición de la autoridad del Estado, lo que calificó de “medidas legales y constitucionales”.

“No queremos comenzar una batalla con ningún componente (del Estado) porque todos son nuestros hijos y hemos enviado a Kirkuk el mensaje de que queremos a los ciudadanos kurdo iraquíes y trataremos con ellos como con el resto de componentes”, dijo Al Abadi.

Asimismo, priorizó el desarrollo y el establecimiento de la seguridad como alternativa a las diferencias y las guerras, y remarcó la importancia de dar esperanza a los jóvenes del país.

Por otra parte, alabó el papel de las controvertidas milicias chiíes Multitud Popular, que han sido acusadas por árabes y kurdos de abusos y atropellos y de tomarse la justicia por su mano.

Para Abadi, sin embargo, son combatientes iraquíes que lucharon contra el terrorismo y defendieron su país entregando sus vidas.

Además, insistió en que son una “institución oficial dentro de las instituciones del Estado” y en que el país debe “alentar a los combatientes de la Multitud porque serán la esperanza del país y de la región”.

Tillerson llegó a Bagdad en una visita sorpresa para reunirse con dirigentes iraquíes después de haber estado hoy mismo en Kabul.

Además de con Al Abadi, Tillerson se encontró con el presidente de Irak, el kurdo Fuad Masum.

Hoy mismo Tillerson visitó por sorpresa Afganistán, donde se reunió con el presidente del país, Ashraf Gani, según informaron fuentes oficiales.

Esta visita a Irak se produce después de que el político estadounidense pidiese ayer en Arabia Saudí en el comienzo de una gira regional que “las milicias iraníes”, en clara alusión a las milicias progubernamentales Multitud Popular -que están bajo el control de Irak y que están apoyadas por Irán-, dejen el país.

Asimismo, acudió ayer a la primera sesión del Consejo de Cooperación creado por Riad y Bagdad.

Bangladesh dice que las llegadas diarias de rohinyás son "insostenibles"

Bangladesh dice que las llegadas diarias de rohinyás son "insostenibles"

Bangladesh dice que las llegadas diarias de rohinyás son "insostenibles"

Bangladesh dice que las llegadas diarias de rohinyás son "insostenibles"

En la imagen, un grupo de refugiados rohingyá esperan a recibir ayuda humanitaria en un campamento humanitario cerca de Cox’s Bazar, Bangladesh, el 23 de octubre de 2017. REUTERS/Hannah McKay

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA (Reuters) – Cerca de un millón de refugiados rohinyás han huido de la violencia en Myanmar, una “situación insostenible” para su vecino Bangladesh, dijo el lunes el enviado de Naciones Unidas al país, haciendo un llamamiento a Myanmar para que les permita volver.

Alrededor de 600.000 personas han cruzado la frontera desde el pasado 25 de agosto, cuando los ataques insurgentes a los puestos de seguridad se encontraron con una feroz contraofensiva del ejército de Myanmar en el estado de Rakhine que Naciones Unidas calificó de limpieza étnica.

“Este es el mayor éxodo de un único país desde el genocidio de Ruanda en 1994”, dijo Shameem Ahsan, embajador de Bangladesh ante las Naciones Unidas en Ginebra, en una conferencia internacional de donantes de la ONU.

“A pesar de las afirmaciones que dicen lo contrario, la violencia en el estado de Rakhine no se ha detenido. Miles de personas entran a diario”, dijo.

El ministro de interior de Bangladesh visitó Yangon el lunes para buscar una “solución duradera”, indicó Ahsan.

Pero Myanmar continuó emitiendo “propaganda que equipara a los rohinyás con inmigrantes ilegales de Bangladesh”, explicó Ahsan, añadiendo: “Esta flagrante negación de la identidad étnica de los rohinyás sigue siendo un obstáculo”.

Myanmar considera que los rohinyás son apátridas, aunque puedan rastrear la presencia de sus familias en el país por varias generaciones.

La reina de Jordania Rania visitó los campos de refugiados de rohinyás este lunes y pidió una respuesta más contundente por parte de la comunidad internacional a la dramática situación de los rohinyás que huyeron a Bangladesh para escapar de la “persecución sistemática” en Myanmar.

“Uno se tiene que preguntar ¿Por qué se ignora el drama de esta minoría musulmana? ¿Por qué se ha permitido que la persecución sistemática se desarrolle durante tanto tiempo?”, preguntó la reina después de recorrer los campamentos.

Naciones Unidas ha pedido 434 millones de dólares para proporcionar ayuda humanitaria a 1,2 millones de personas durante seis meses.

“Necesitamos más dinero para seguir el ritmo de unas necesidades que se intensifican. Esta no es una crisis aislada, es la última fase en un ciclo de persecución, violencia y desplazamiento que lleva décadas ocurriendo”, dijo el jefe humanitario de la ONU, Mark Lowcock, durante las conversaciones.

“Niños, mujeres y hombres huyen de Myanmar y llegan a Bangladesh traumatizados y desamparados”, añadió.

“Valoramos que tenemos alrededor 340 millones de dólares donados”, dijo Lowcock en la reunión antes del descanso de medio día.

Las nuevas donaciones incluyen 30 millones de euros anunciados por la Unión Europea, 15 millones de dólares por Kuwait, 10 millones de dólares australianos por Australia y 12 millones de libras de Reino Unido.

Reiteró la petición de Naciones Unidas a Mynmar de permitir el “acceso humanitario completo en Rakhine”, donde se ha denegado la entrada a los organismos de ayuda.

Myanmar debe “garantizar el derecho a un retorno seguro, voluntario y digno para que los rohinyás puedan vivir en paz con sus derechos humanos respetados en Rakhine” dijo Lowcock.

Tillerson visita por sorpresa Afganistán y se reúne con el presidente afgano

Tillerson visita por sorpresa Afganistán y se reúne con el presidente afgano

El secretario de Estado estadounidense, Red Tillerson. EFE/Archivo

Kabul, 23 oct (EFE).- El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, llegó hoy por sorpresa a Afganistán en una visita durante la que se reunió con el presidente del país, Ashraf Gani, informaron fuentes oficiales.

“El secretario Tillerson y el presidente Gani se reunieron en Kabul el 23 de octubre y juntos reafirmaron el compromiso afgano-estadounidense para lograr paz, estabilidad y prosperidad duradera en Afganistán”, informó la embajada estadounidense en un comunicado.

Tillerson reiteró el compromiso “claro” de Estados Unidos con la paz en Afganistán a través de la nueva estrategia de Washington para el Sur de Asia, en cuyo marco aumentó el mes pasado en 3.000 el número de militares desplegados en suelo afgano, según la nota.

Además, el plan reafirma la intención de EEUU de que no se dé “refugio a los terroristas que amenazan este objetivo”, agregó el comunicado.

El secretario pidió a todos sus aliados, especialmente los países vecinos de Afganistán, que tomen medidas “prácticas” para la implementación de la estrategia, al tiempo que prometió continuar su apoyo a Kabul en “todos” los campos, señaló el Palacio Presidencial afgano en un comunicado.

En el encuentro, en el que también estuvieron presentes el jefe de Gobierno afgano, Abdulá Abdulá, y el asesor nacional de Seguridad, Haneef Atmar, Gani aseveró que el nuevo plan estadounidense ha creado un cambio “positivo” en la región.

Al tiempo que reafirmó su apoyo a la estrategia, el dirigente afgano afirmó que ayudará a traer seguridad y paz al país.

En esa línea, Abdulá advirtió de que “los países de la región deben darse cuenta de la importancia del cambio en el ambiente y deben trabajar para garantizar la paz, estabilidad y bienestar económico”, según el Palacio de Presidencia.

Estados Unidos aumentó en septiembre pasado en 3.000 efectivos el contingente de 8.400 que ya mantenía en Afganistán como parte del operativo de entrenamiento de la OTAN y en tareas antiterroristas.

Junto al anuncio del plan, Estados Unidos endureció su discurso hacia Pakistán, al que Kabul acusa de dar cobijo a los terroristas que operan en su territorio.

Cuando anunció la estrategia en agosto pasado, el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó que Pakistán tiene “mucho que perder” si continúa “albergando” a terroristas, tras años de acusaciones por parte de Kabul y Washington.

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, el Gobierno de Kabul ha ido perdiendo terreno ante los talibanes hasta controlar apenas un 57 % del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos.